"DILEMA: OTORGAR O DENEGAR", POR ÀNTERO FLORES-ARAOZ.



Por Antero Flores-Araoz
 
Como sabemos, dentro de los treinta días de juramentado, el Presidente del Consejo de Ministros, con el Gabinete Ministerial, concurre al Congreso para exponer y debatir la política general del gobierno y las medidas que requiere su gestión.
Si la exposición satisface, así como las respuestas a las inquietudes de los parlamentarios, le otorga la confianza y el Gabinete Ministerial continúa en funciones, pero en caso de serle denegada aquella, tiene que renunciar y el Presidente de la República nombrar nuevo Presidente del Consejo de Ministros, con el cual arma otro Gabinete.
En pocos días, el país se ha encontrado con que al Gabinete presidido por Pedro Cateriano, quien hiciera su exposición el 03 de agosto, le fue denegada la confianza y una semana después, el 11, al Gabinete que lo sucedió, presidido por el ex ministro de Defensa, Walter Martos, la confianza le fue otorgada.
Muchos habrán pensado ¡que raro lo sucedido! ¡qué extraño! Y, al mismo tiempo se preguntarán ¿cuáles fueron los motivos para dos respuestas contrarias?
Algunos, además, se sorprenden ante la denegación de confianza a un Gabinete que se reunió previamente con las diferentes bancadas representadas en el Parlamento, mientras que, al actual Gabinete, sin haber tenido siquiera tiempo de visitas de cortesía, se le otorgó la confianza.
Probablemente hay cuestiones de forma y de fondo. Entre las primeras quizás no haberse percibido que, ante una presentación de Gabinete Ministerial, quien tiene la sartén por el mango es el Parlamento y, quien está a merecer su favor con la confianza es el Consejo de Ministros.  En ésa misma línea, al igual que la soberbia no reditúa, la humildad, sin caer en excesos, es bien recibida.
Por otro lado, no hay que olvidar que el nuevo Presidente del Consejo de Ministros es de profesión militar y, consecuentemente, analiza el campo donde desarrollarán sus batallas y, evidentemente hizo un buen análisis del Congreso y de su composición, además de haber estudiado las reacciones parlamentarias ante la presentación del Gabinete anterior.
En cuanto al fondo, el general Martos, privilegió el tema de la pandemia y la forma de afrontarla, dado que es lo que más preocupa a la población, mientras que el doctor Cateriano preparó una exposición más relacionada con la recuperación, con la que el autor de estas líneas coincide conceptualmente.
La disertación del actual Premier tuvo omisiones importantes, según las actuales circunstancias, como es no pronunciarse sobre el “Acuerdo de Escazú”, cuyos compañeros de armas tienen serios reparos. Tampoco se prodigó en soluciones para la crisis universitaria, como pudiese ser la de dar una segunda oportunidad a las universidades privadas no licenciadas, que si tuvieron las públicas. Con esta omisión se entrega a los leones, al ministro del Sector Educación, que probablemente será censurado en breve.
Lo importante es que Congreso y Gabinete coordinen, para evitar sinsabores, que este último tenga relaciones cercanas con las diferentes Comisiones Congresales y que el Congreso legisle lo menos posible, dada su naturaleza populista, para centrarse en la fiscalización, ahora más que nunca indispensable, cuando se mueven importantes recursos.
Etiquetas:

Publicar un comentario

[blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget